Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

 

 

 
Capitulo 35º

Ricardo le pregunta en confianza a Camila, si cree que Jorge sea la cabeza de los asaltantes de plata

Mario y Ricardo hablan de Lisabeta; Mario dice que una mujer despechada es capaz de cualquier cosa. Ricardo le pregunta si averiguó algo, llega carta de Jorge invitando a Ricardo a ir en la noche.

Vasco e Inés platican, ella le pregunta si va a seguir con Úrsula, Vasco dice que como le dijo a Santiago, su vida no va a cambiar. Inés le da una cachetada, él le advierte que no vuelva a hacerlo.

Camila prepara el pago del soborno, Jimena sigue insistiendo en persuadirla de no ir, pero ella está decidida, salen.

Lisabeta previene a Ricardo de que Alberto preguntó a Francisca si él era el primo pirata, luego le pregunta si en verdad se casará con Camila. Ricardo se sincera y le cuenta que la conoció desde antes de 'La Mariana'. Lisabeta comenta que si se casa será con un nombre falso.

Camila y Jimena esperan a Bernabé, éste sale de su escondite y pide el dinero. Camila lo reconoce, él toma el dinero y sale corriendo.

Ricardo llega a su cita con Jorge y Alberto, les dice que fue a romper su antiguo compromiso a 'La Mariana'. Jorge pregunta por el herido en el asalto, Ricardo dice que se salvó y que lo que le robaron eran cosas muy valiosas, trata de ver alguna reacción en ellos, pero no la hay. Ricardo se va, Jorge dice a Alberto que no hay duda de que los cofres sean de él, pero eso no significa que sea pirata.

Camila y Jimena llegan a casa de Justo y cuentan lo qué pasó con Bernabé. Camila confronta a Vasco, él jura no saber nada.

Lupe, la madre de Bernabé dice a Vasco que su hijo no regresó desde la tarde, Vasco dice que es un traidor.

Ricardo rompe la chapa de la puerta de la casa de Camila, ella llega, ve la chapa rota y se alarma. Entra al patio, donde se encuentran a Ricardo con la carta del soborno en la mano y le pregunta por qué no se lo dijo, pelean. Justo aclara a Ricardo que una persona le dio la carta y la destruyó quemándola.

Ricardo le pregunta en confianza a Camila, si cree que Jorge sea la cabeza de los asaltantes de plata. Camila le cuenta que el pueblo piensa que es muy codicioso. Él le dice que hay dos bandas, se confiesan su cariño y comienzan a besarse y acariciarse.

Ricardo y Justo van rumbo al notario, acuerdan con Cástulo no declarar lo que tienen, sino asentar que compartirán todo. Justo no sabe cuánto tiene Camila y a Ricardo no le interesa saberlo. Ricardo quiere aclarar lo de los hijos, su herencia se repartirá en partes iguales entre los varones y las mujeres tendrán su dote.

Marcelino reporta a Jorge y Alberto que si Ricardo se avecindó en San Fernando, está sujeto a las leyes de ahí. Jorge pide que mande a alguien a avisar a Ricardo y Camila que tienen que pedir su permiso para casarse, también le pide que prepare una carta para Don Gaspar de Valdez, pidiendo informes de Ricardo y la lleve a la capital.